oraciones subordinadas

Oraciones Subordinadas

Una oración o enunciado bimembre es la unidad mínima del habla que funciona con autonomía desde el punto de vista sintáctico; se considera completa gramaticalmente, y consta de sujeto y predicado. Sin embargo, una oración subordinada aunque tiene sentido completo; depende de otra, llamada principal.

Todas las oraciones están formadas de dos elementos gramaticales, el sujeto y el predicado; por eso, son enunciados bimembres.

El sujeto es aquel de quien se habla y el predicado es lo que se dice de él.

oraciones subordinadas

El sujeto puede estar formado por un sustantivo o por una frase o enunciado unimembre, cuyo núcleo es un sustantivo.

El predicado está compuesto por un verbo, el cual es el núcleo del predicado, o bien por un verbo más complemento.

Como excepción existen oraciones que carecen de verbo, pero se consideran como tales porque tienen sujeto y predicado sin necesidad del verbo.

 Oraciones subordinadas – Ejemplos:

1. Mucho ruido y pocas nueces.

        Sujeto           predicado

2. Poco trabajo, poco dinero.

        Sujeto           predicado

3. ¡Vete! 

En esta oración el sujeto se sobreentiende y el verbo es el predicado por sí solo.

4. El decano de los historiadores se hincó de rodillas en las gradas del trono.

El decano de los historiadores(es el sujeto) y, se hincó de rodillas en las gradas del trono(es el predicado, cuyo núcleo es el verbo hincó).

Ejemplos de oraciones subordinadas simples

1. Es triste que tengan tan mala suerte.

Es triste (es la oración principal), que tengan tan mala suerte (es la oración subordinada)

2. No importa que vengan hoy.

No importa (es la oración principal), que vengan hoy (es la oración subordinada)

3. Es probable que llueva en la tarde.

Es probable (es la oración principal), que llueva en la tarde (es la oración subordinada)

Nota: en estos tres ejemplos el sujeto es tácito, o sea que no está escrito.

Las oraciones subordinadas pueden ser:

Adjetivas

Son aquellas que tienen una oración cuyo sintagma nominal puede ser un sujeto o un complemento, y normalmente están precedidas por las palabras: que, el cual, la cual, quien, cuyo, cuya, etc.

  1. Antonio, quien saca buenas calificaciones, es muy buen estudiante.
  2. Mi abuela, la cual era una buena mujer, también tuvo errores.
  3. El inglés, el cual es el idioma de la comunicación internacional, me gusta mucho.
  4. El coche, cuyo conductor iba borracho, chocó.

Adverbiales

Son las oraciones subordinadas que se pueden substituir por un adverbio.

  1. Ya no puedo escribir como cuando era jóven. (ya no puedo escribir así: de modo)
  2. Salimos del salón cuando sonó la campana. (salimos del salón entonces: de tiempo)
  3. Las llaves no están donde dijiste que estaban. (las llaves no están aquí: de lugar)

Causales 

Son las que indican la relación causal que existe entre la oración principal y la subordinada.

  • Me interesa la lectura porque aumenta mi saber.
  • Me gustaría nadar ya que es un deporte muy saludable.
  • Muchos hombres han muerto a causa del alcoholismo.

Circunstanciales

No pueden formar oraciones de voz pasiva, ni ser sustituidas por pronombres átonos y modifican al verbo.

  1. El poeta contempla la calle desde la ventana, está pensativo.
  2. Estaban unos libros sobre aquella mesa, alguien los olvidó.
  3. Había mucha gente en la ciudad, era un día festivo.

Sustantivas

Son aquellas que expresan la existencia de algo o alguien, a través de un substantivo o un complemento.

  1. El poeta escribe unos versos para la posteridad.
  2. Entregué el libro a María, para que lo leyera.
  3. Abrieron las ventanas del cuarto para que se ventilara.

Ejemplos aleatorios de oraciones subordinadas

  1. José, mi amigo de la policía montada, tiene dos hijos.
  2. Este día estaba nublado, los anteriores no.
  3. Caminar unos 20 minutos diarios es bueno para la salud.
  4. Necesito descansar después de podar el pasto del jardín.
  5. La pila de mi celular dura todo el día, es de buena marca 
  6. Mi primo Raúl vino a Mérida, no me avisó.
  7. No pude hacer mi tarea, no había luz.
  8. Una buena dicción, además de elegante y clara, enseña nuestra cultura.
  9. Vivo en la casa de mi sobrina, sólo por algún tiempo.
  10. Gabriel, escribe artículos, tiene buena ortografía.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *